PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA OLIVA - DOS HERMANAS
gadgets para blogger

domingo, 1 de mayo de 2016

Salve Regina

Una oración antigua siempre nueva.

En la formación religiosa de todo cristiano ocupan un lugar muy relevante aquellas plegarias que desde niños hemos estado escuchando y rezando. De una forma imperceptible pero eficaz esas oraciones han ido formando nuestra piedad y delineando nuestro trato con Dios, con la Santísima Virgen, con el ángel de la guarda y con los santos; han enriquecido nuestra oración con unas determinadas actitudes, sentimientos y modos de invocar que sin duda influyen hoy en nuestra vida.
Sin embargo, tales oraciones, a base de repetición, pueden perder su brillo y atractivo, como ciertas hermosas catedrales y monumentos que ya no inspiran nada al transeúnte que ha vivido siempre frente a ellas. No obstante, bastaría detenerse un momento y contemplarlas tranquilamente para arrancarles nuevos secretos y emociones.
Una de estas oraciones es Salve Regina. Se trata de una oración muy antigua: consta por la historia que ya existía en el siglo XI, antes de la primera cruzada y, de hecho, su vocabulario rebosa de la cortesía y galantería que por aquellos tiempos se comenzaba a abrir paso en la sociedad. La Salve es una oración que ha gustado en todas las épocas por su brevedad y sencillez, por su ternura y profundidad, en la que se entrelazan de modo admirable la tristeza del peregrino y la esperanza del creyente: no por nada, tanto los franceses como los españoles y alemanes se han disputado siempre su autoría.
La Salve es un maravilloso ejemplo de lo que significa una oración "esencial". En ella se hace una única petición: et Iesum, benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exsilium, ostende. Esta única súplica va precedida de un saludo (Salve, Regina, Mater misericordiae, vita, dulcedo, et spes nostra, salve) y de una breve presentación (Ad te clamamus, exsules filii Hevae; ad te suspiramus, gementes et flentes in hac lacrimarum valle). Termina con una brevísima "coda": O clemens, o pia, o dulcis Virgo Maria.

Saludo
El saludo es una sucesión rápida pero abundante de piropos, que tienen la función de atraer la mirada y ganar la benevolencia de la Santísima Virgen. Los latinos dirían que es la captatio benevolentiae con la que debe comenzar todo buen discurso.
- Salve es el típico saludo latino, respetuoso y familiar al mismo tiempo, y ciertamente, no tan solemne como la traducción española: "Dios te salve". Es simplemente un augurio de buena salud.
- Regina: es el primer piropo de la oración. Es verdad que María es Reina, pero no es normal que un hijo llame así a su madre: nosotros no nos dirigimos a nuestras madres recordándoles sus títulos: "doctora o licenciada"... Si alguna vez lo hacemos está claro que hay de por medio una intención bien concreta: queremos llegar a nuestra madre por el lado femenino -toda mamá guarda siempre algo de la coquetería femenina- para obtener mejor lo que deseamos. Por otra parte, este título también nos recuerda -a María y a nosotros- que Ella, por ser reina, es poderosa y puede concedernos lo que le pedimos.
- Mater misericordiae: inmediatamente después la oración pasa al título más querido por nosotros: Mater. Y además, con un matiz especial: misericordiae. El que suplica quiere salir al paso, cuanto antes, de una posible objeción: es cierto que él no se presenta con méritos y que no tiene ningún derecho para obtener lo que pide. Su único argumento es que Ella, María, es misericordiosa. También el Mater misericordiae se podría traducir, aunque no es el sentido de esta oración, como "Madre de la Misericordia", es decir, Madre de Cristo, de Jesús, que es la misericordia infinita, como diciendo: "Tu hijo no tendría ningún problema en que me concedieras esto que te pido... Él es la misericordia misma".
- Vita, dulcedo: apelativos muy tiernos y cariñosos. Creo que no hay oración mariana en la que le dirijamos nombres más dulces: "mi vida... dulzura...". Spes nostra: el adjetivo "nuestra" nos indica que cuando rezamos esta oración no nos presentamos a María como hijos únicos, sino junto con todos los hermanos. Si ya de por sí es difícil a una madre resistirse cuando su hijo le pide algo, ¿qué será cuándo se le presentan todos al mismo tiempo?

domingo, 24 de abril de 2016

Conectados

En nuestra época la información inmediata es fundamental. Y recurrir a las fuentes originales se hace imprescindible para ser fieles al mensaje de Cristo. Los medios son múltiples y los recursos abundantes. Hoy solo destacamos dos posibilidades entre tantas: The Pope App y Tv2000. Que sean medios para que difundamos las virtudes cristianas entre todos los hombres. 

domingo, 17 de abril de 2016

Plena confianza

Abril  2016
Queremos celebrar hoy que el Buen Pastor no olvida nunca su rebaño y que cuida de todas y cada una de sus ovejas, que confían en Él.

Por ello, la presencia de Dios en nuestro matrimonio es esencial para alcanzar la plenitud del amor porque la unión de hombre y mujer en el matrimonio anticipa la unión definitiva con Dios.

Que Jesús esté siempre con vosotros y que María sea guía en vuestras vidas.

¡Felicidades!

domingo, 10 de abril de 2016

La alegría del amor

El papa Francisco ha publicado este pasado viernes 8 de abril la exhortación apostólica Amoris laetitia (La alegría del amor) “sobre el amor en la familia”. Un texto con un total de 325 apartados, en el que se plasman los resultados de los dos sínodos sobre la familia celebrados en Roma en el 2014 y 2015.

El texto completo y una síntesis del mismo se pueden consultar en esta página de la Conferencia Episcopal.

domingo, 3 de abril de 2016

Sembrar esperanza

Mañana se celebra la Jornada por la Vida con el lema Cuidar la vida, sembrar esperanza. Con este motivo, la Conferencia Episcopal ha publicado una Nota de los obispos miembros de la Subcomisión para la Familia y Defensa de la Vida donde nos recuerdan que cuidemos la primera "casa" en que habitamos, el seno de las madres, lugar de acogida y protección. Además insisten en que la vida humana necesita ser protegida desde el comienzo de su existencia y promovida y acompañada hasta su final.




También nuestro arzobispo ha preparado una carta, Defender y tutelar toda vida, donde afirma que esta Jornada quiere ser una invitación a las comunidades cristianas a orar y proclamar el valor sagrado de toda vida humana desde su comienzo en la fecundación hasta su ocaso natural.

domingo, 27 de marzo de 2016

Resucitado

Domingo de Resurrección. Celebramos el acontecimiento más grande de nuestra historia:                                               ¡Cristo vive! 

Y acaba de estrenarse una película, Resucitado, que nos presenta este hecho desde los ojos de Clavius, un tribuno romano agnóstico que verá cómo cambia su vida gracias a la figura de Jesús.

En la revista Misión (pág.70) podemos encontrar una interesante crónica.



domingo, 20 de marzo de 2016

Semana Santa

Hoy comienza la rememoración de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

Acompañemos a Cristo en su triunfal entrada en Jerusalén.

Y que estos días sean de preparación para el gran acontecimiento de nuestra vida cristiana: la resurrección del Hijo de Dios.




Que el Triduo Pascual nos congregue para celebrar en cada comunidad la victoria de la Luz y de la Vida.

domingo, 6 de marzo de 2016

La alegría del perdón

Marzo  2016

Cuando somos capaces de perdonar y pedir perdón conseguimos fortalecer la unión con quien hemos decidido libremente compartir la vida de manera definitiva.

Que vuestro sea reflejo de aquel que María dio lleno de esperanza y fidelidad.

¡Os deseamos que seáis felices!

domingo, 28 de febrero de 2016

Calendario cursillos 2016-2017

Para la preparación de aquellas parejas que deseen recibir el sacramento del matrimonio, ofrecemos un nuevo itinerario de formación con vistas al próximo curso.

Se trata de compartir la experiencia de cada uno en relación con el otro en los distintos aspectos de la vida conyugal. Con una metodología activa y participativa abordaremos los temas propios del matrimonio católico.


CURSILLOS PREMATRIMONIALES




domingo, 21 de febrero de 2016

Saber confiar

Febrero  2016
Cuando tenemos una fe verdadera y fuerte ponemos nuestras vidas en manos del Padre. Él siempre nos da lo que necesitamos en cada momento.

Escuchemos a María cuando nos indica: Haced lo que Él os diga. Así, confiando en Jesús, seremos capaces de alcanzar la plenitud en nuestras vidas.

¡Enhorabuena a todos!

domingo, 14 de febrero de 2016

Cuarenta días

Ha comenzado una nueva Cuaresma. Invitamos a meditar la carta de nuestro arzobispo para este tiempo de conversión. Sigamos el ejemplo de Jesús, como nos relata el evangelio de hoy (Lc. 4,1-13). Igualmente podemos dar testimonio de nuestra fe en este tiempo litúrgico con la propuesta de una acción concreta cada día con este calendario de vida.